Zygoma Anatomy Guided Approach

¿QUÉ SIGNIFICA ZAGA?

ZAGA es un acrónimo inglés que significa “método (de implantes cigomáticos) guiado por la anatomía del paciente.” Esto significa que es la anatomía del paciente la que guía la técnica quirúrgica, y no al revés. Por tanto, en vez de forzar la anatomía del paciente a nuestras herramientas y procesos, nosotros adaptamos nuestras herramientas y procesos a la anatomía del paciente.

LA FILOSOFÍA ZAGA

ZAGA es más que un método, es una filosofía de trabajo que tiene como su centro el bienestar del paciente. Las características y las necesidades individuales de cada paciente son los elementos principales en el momento de construir/diseñar el plan de tratamiento y los materiales o implantes a utilizar. La filosofía ZAGA pretende asegurar el éxito a largo plazo en el tratamiento de la atrofia maxilar severa mediante prótesis dentales ancladas sobre implantes cigomáticos. La filosofía ZAGA pretende, además de maximizar el éxito, evitar complicaciones en lugar de tratarlas. Para conseguir estos objetivos de forma estandarizada, la filosofía ZAGA se concreta en la creación y uso de protocolos de actuación individualizados, contrastados y sistematizados.

LAS TÉCNICAS EXTRA-SINUSALES O EXTRA-MAXILARES

1993
Publicación, 10 años de experiencia

Tras años de práctica recogidos en su publicación de 10 años con la técnica original, en 2005 y 2006, el Dr. Aparicio y su grupo comunican y publican por vez primera varios trabajos en revistas académicas internacionales de primer nivel compartiendo su nueva técnica extra-sinusal o extra-maxilar para la colocación de implantes cigomáticos por la parte externa lateral del maxilar evitando la entrada por el paladar que promovía la técnica original. El objetivo de la técnica extra-sinusal era evitar los dos inconvenientes de la técnica original: complicaciones sinusales y prótesis demasiado voluminosas. En este período se introduce además el concepto de “carga inmediata” traspasandolo de los implantes regulares a los implantes cigomáticos. La primera prótesis ya es fija y se coloca en las 24h siguientes a la cirugía. Los principios de la carga inmediata sobre implantes regulares se protocolizaron en 2002, tras el primer Consenso Internacional de Carga Inmediata organizado por los Drs Lars Sennerby, Bo Rangert y Carlos Aparicio.
En 2008 y 2009 el Dr. Aparicio y su grupo publican los resultados a 3 años de la nueva técnica extra-maxilar haciendo notar que con ésta forma de colocar los implantes cigomáticos efectivamente se reducen las infecciones sinusales secundarias a la comunicación del seno con la boca y mejora la prótesis lo cual está en línea con los resultados posteriores de otros autores como Migliorança RM, Malo P y Corvello PC en la técnica exteriorizada con carga inmediata. Sin embargo, el grupo de Aparicio hace notar la aparición de una nueva complicación derivada de la aplicación sistemática de la misma técnica para todos los pacientes: la recesión de la encía y exposición del implante cigomático con posibilidad de contaminación bacteriana.

¿CÓMO NACE EL MÉTODO ZAGA?

2005
Técnica ZAGA

El método ZAGA nace para poder ofrecer a pacientes que sufren de atrofia maxilar extrema una rehabilitación fiable y a largo plazo sin los efectos colaterales de la técnica original (complicaciones sinusales y prótesis demasiado voluminosas) ni las complicaciones típicas de las técnicas exteriorizadas, extra-maxilares o extra-sinusales (dehiscencias gingivales y exposición del implante cigomático).
El método ZAGA fue descrito por el Dr. Aparicio en su libro “Zygomatic Implants. The Anatomy-Guided Approach” (ZAGA). Tras estudios quirúrgico-anatómicos seriados de pacientes reales, el Dr. Carlos Aparicio evoluciona la técnica extra-maxilar de implantes cigomáticos descrita por su propio grupo en 2005 evitando la recesión de la encía y la falta de cobertura gingival del implante cigomático. En 2011, basado en una clasificación sistemática de la anatomía maxilar, sugiere un sistema de tratamiento individualizado para cada persona que tiene como objetivo prevenir las complicaciones de las técnicas anteriormente citadas que utilizan una cirugía similar para todos los pacientes y al que llama ZAGA.

¿ZAGA: CIRUGÍA MÍNIMAMENTE INVASIVA?

Con el método ZAGA se simplifica la cirugía que emplean las técnicas convencionales para colocar implantes cigomáticos. La cirugía ZAGA conserva más hueso, es más rápida y más precisa. El uso del método ZAGA convierte el tratamiento en mínimamente invasivo comparativamente con la cirugía tradicional o los injertos de cadera.
Gracias a su enfoque conservador, se respeta la integridad de la pared maxilar en su zona crítica del trayecto inicial del implante cigomático. Así, se evitan las frecuentes complicaciones sinusales de otros métodos. A diferencia de lo que ocurre con las técnicas tradicionales para la colocación de implantes cigomáticos, la prótesis dental colocada con el método ZAGA ocupa un lugar natural en la boca y sus dimensiones son muy parecidas a los dientes naturales, lo que facilita su estética, mantenimiento e higiene.

IMPLANTES CIGOMÁTICOS ZAGA

Tras más de 25 años de experiencia en el uso de implantes cigomáticos y en colaboración con un equipo de ingenieros, hemos diseñado los implantes cigomáticos ZAGA que integramos en nuestra plataforma de soluciones cigomáticas.
Sus dimensiones reducidas se adaptan al paciente, especialmente al paciente de género femenino más afectado por la atrofia, de forma muy superior a lo que hasta ahora ofrecía el mercado. Su colocación precisa de una cirugía menos invasiva. Su composición es mucho más compatible con el organismo ya que no tiene elementos extraños potencialmente perjudiciales, como el Aluminio o el Vanadio. Sus formas son diferentes para adecuarse con la anatomía del paciente y previenen complicaciones derivadas de su colocación. Su textura y diseño tienen en cuenta la biología y la función del entorno bucal. Los nuevos implantes cigomáticos fabricados bajo la filosofía ZAGA son utilizados en los ZAGA Centers.

LA TÉCNICA ORIGINAL

1900
Primer Artículo Internacional

El Prof Dr. P-I Brånemark fue el inventor del implante cigomático. La técnica quirúrgica original para la colocación de un implante en el hueso cigomático se basa en una entrada a través del paladar y un recorrido a través del seno maxilar que necesita de una comprobación visual a través de la apertura de una “ventana” en la pared anterior maxilar. Tras la colocación del implante se procedía al cierre completo de la encía y a la adaptación de una dentadura removible. Tras un período de unos 6 meses se abre de nuevo la encía y se comienza el proceso de fabricación de la prótesis fija. El tiempo de tratamiento en la técnica original ronda los 8 meses. En 1993, el Dr Aparicio junto su mentor el Prof. Dr. P-I Brånemark, el Prof Eugene Keller (Mayo Clinic, Rochester, EEUU) y el Dr Jordi Olivé presentaron el primer artículo internacional que recoge la reparación de un gran defecto óseo maxilar mediante implantes cigomáticos. El artículo fue publicado en la revista científica International Journal of Oral & Maxillofacial Implants.
En 1998, la Dra. Malevez imparte el primer curso quirúrgico para el uso de implantes cigomáticos explicando la técnica tradicional descrita por el Prof P-I. Brånemark. Durante los años posteriores varios autores publican repetidamente en la técnica original, entre los que, sin ser exhaustivos destacamos Agliardi EL, Al-Nawas B, Aparicio C, Bedrossian E, Bothur S, Boyes-Varley JG, Chow J, Corvello PC, Davo R, Duarte LR, Espósito M, Fazard P, Higuchi KW, Jensen O, Malevez C, Malo P, Migliorança RM, Nkenke E, Parel SM, Peñarrocha M, Pi Urgell J, Stella JP, Vrielinck L. .
El resumen de resultados recogidos en estas publicaciones es que, en general, se consigue buena estabilidad del implante cigomático, lo cual es útil para estabilizar la prótesis a largo plazo. Sin embargo, en un número no bien determinado de pacientes se asocia con complicaciones infecciosas de aparición tardía, tales como la comunicación boca-senos o boca-nariz. Es típico también que, en éstas fases iniciales de la técnica quirúrgica, la prótesis sea demasiado voluminosa y cause problemas de espacio con la lengua y dificultades para mantener la higiene.

EL MÉTODO ZAGA

El método ZAGA es un conjunto de técnicas, materiales y protocolos de actuación para los diferentes profesionales involucrados, enfocados a optimizar de forma sistemática los resultados del tratamiento de la atrofia ósea maxilar extrema mediante prótesis dentales fijas ancladas a implantes cigomáticos. El Método está basado en una clasificación sistemática de las diferentes anatomías de los pacientes. La clasificación ayuda a identificar la situación anatómica de cada paciente y permite así adaptar el tratamiento, sus protocolos y materiales, a su realidad anatómica. Esto hace que la cirugía sea menos invasiva, menos problemática y más exitosa lo que aumenta drásticamente la tasa de éxito del tratamiento respecto a tratamientos tradicionales.
A diferencia de lo que ocurre con las técnicas tradicionales para la colocación de implantes cigomáticos, el método ZAGA reduce, hasta casi desaparecer, la posibilidad de complicaciones infecciosas sinusales. El método tiene como uno de sus objetivos prioritarios evitar los problemas o complicaciones relacionados con la recesión de la encía y exposición del implante típica de los sistemas llamados Extra-maxilares o Extra-sinusales. La prótesis dental colocada con el método ZAGA ocupa un lugar en la boca parecido a los dientes naturales, lo que facilita una construcción más estética y duradera. Siguiendo el método ZAGA, podremos colocar dientes fijos en un solo día, sin injertos o sitios donantes, en la boca de pacientes que sufren atrofia maxilar extrema.

¿CÓMO ES LA CIRUGÍA CON ENFOQUE ZAGA?

1 h
hasta la colocación de dientes fijos

La cirugía para la colocación de implantes cigomáticos bajo el enfoque ZAGA minimiza la osteotomía maxilar, colocando el implante cigomático sin necesidad de abrir la “ventana” en el hueso maxilar que predican el resto de las técnicas. Sin desperdiciar el hueso de la ventana maximizamos el área de contacto del implante con el hueso cigomático. Lo anterior implica no solamente una mayor precisión de la perforación sino también sellado óptimo de la osteotomía sinusal y mejor estabilidad primaria del implante.
Mediante el enfoque ZAGA, el paciente recibe tratamiento individualizado. El implante es colocado mediante una osteotomía mínimamente invasiva siempre respetando el hueso del paladar. La inserción del implante cigomático puede realizarse tanto de forma exteriorizada al hueso alveolar que protege el seno como de forma más intra-alveolar de acuerdo con la propia anatomía residual del maxilar del paciente. Gracias a esta consideración, se conserva más hueso en el área crítica cerca de la cresta alveolar; se logra un mejor mantenimiento de la integridad de la membrana de Schneider y se consigue un tejido blando más saludable alrededor de la cabeza del implante. Todo lo anterior se traduce en un mejor sellado, tanto óseo como de tejido blando, a nivel de la cabeza del implante. A mayor sellado, menor es la posibilidad de paso bacteriano.
En sucesivas publicaciones, el método ZAGA demuestra a largo plazo sus beneficios comparativos sobre la técnica original. La filosofía ZAGA ofrece la posibilidad de utilizar una metodología para sistematizar la colocación de implantes cigomáticos con resultados exitosos, sin complicaciones a largo plazo, incluyendo la colocación de dientes fijos más estéticos y funcionales en 24 horas tras la cirugía.