Colocación de implantes cigomáticos: carga temprana/inmediata y por qué es el patrón oro

Cualquier dentista que coloque implantes sabe que los pacientes que llegan con una resorción grave en la zona maxilar raramente son casos fáciles. El tratamiento resultará complicado en el mejor de los casos, y en el peor es posible que llegue a imposibilitar por completo el uso de implantes dentales por causa de una acusada carencia del soporte óseo necesario para la integración del implante. Hay por supuesto varias opciones de tratamiento probadas y comprobadas que pueden ser de ayuda en estos casos: una de ellas es el injerto de hueso y la otra se basa en la colocación de implantes cigomáticos.

El primer implante cigomático fue desarrollado originalmente por Brånemark como medio de ofrecer rehabilitación dental a pacientes con graves defectos en la región maxilar, ya fuese por restricciones tumorales, defectos congénitos o traumatismos. En vez de ser fijado directamente a la mandíbula, el implante cigomático, que cuenta con fijaciones más largas, se inserta en el arco cigomático (pómulo). Como el pómulo o hueso cigomático es denso, ancho y no se atrofia, posee la capacidad de anclar un implante con seguridad y sin necesidad de realizar injertos de hueso.

Durante varias décadas después de su desarrollo, el proceso de implantación cigomática ha permitido a diestros profesionales médicos evitar las áreas de la parte superior de la boca, colocando en cambio el implante en el tejido óseo del arco cigomático, más fuerte y sólido. Además, los resultados clínicos han demostrado que este método les funciona a muchos pacientes que padecen problemas maxilares.

0
Implantes cigomáticos
0 %
Tasa de Supervivencia
0
Meses de Curación

En un estudio, por ejemplo, 1143 casos de implante cigomático demostraron una tasa de supervivencia del 98,4% después de una serie de seguimientos con una duración variable de entre 6 meses y 10 años. Sin embargo, a pesar de estos impresionantes resultados, la realidad fue que la mayoría de los pacientes debieron pasar un periodo de curación de 6-8 meses antes de la carga.


 

Zygomatic Implants

Cambio de tendencia en la colocación de implantes cigomáticos

En la actualidad, por supuesto, la tendencia consiste en reducir o hasta eliminar los periodos de curación mediante la aplicación de técnicas probadas de carga temprana o inmediata. Así pues, ¿hay experiencias clínicas de carga temprana/inmediata de implantes cigomáticos que sean igual de impresionantes? Las ventajas para el paciente, después de todo, consisten en una mejora instantánea de la apariencia estética y una funcionalidad inmediata después de someterse a una sola intervención quirúrgica.

Descubrámoslo…

En 2008, el Dr. Carlos Aparicio, un líder en el campo de los implantes cigomáticos, acababa de dar por finalizado un experimento de 5 años sobre la carga temprana/inmediata de implantes cigomáticos. Dichos resultados fueron publicados en un artículo clínico. He aquí el resumen de sus hallazgos:

Se colocó a 25 pacientes un total de 47 implantes cigomáticos Nobel Biocare y 129 implantes normales. El objetivo del estudio consistía en documentar las experiencias de estos pacientes a lo largo de un periodo de dos años y medio. Cada paciente padecía edentulismo parcial o total en los maxilares y todos los procesos de implante permitían técnicas de carga bien temprana o bien inmediata.

En 19 de los 25 pacientes la carga fue inmediata, mientras que los 6 fueron rehabilitados en los 5 días siguientes. Finalmente, se pidió a todos los pacientes que siguieran una dieta blanda durante 4 meses y se llevaron a cabo controles de seguimiento transcurridos 1, 4 y 12 meses desde el comienzo del tratamiento y una vez al año a partir de entonces. Todos los pacientes fueron monitorizados durante al menos 2 años, y algunos durante hasta 5 años.

Durante cada uno de los seguimientos, se pusieron en práctica procesos para comprobar una buena higiene oral y también evaluaciones exhaustivas de la estabilidad de la prótesis, la salud del tejido óseo y la presencia de señales de complicaciones mecánicas. No sólo eso, sino que además se retiraron todos los puentes después de un periodo de 1 año para poder comprobar adecuada y exhaustivamente los implantes.

¿Y cuáles fueron los resultados?

Inmediatamente después del proceso de colocación del implante, la mayoría de los pacientes desarrollaron cierto grado de edema y dolor posoperatorios, siendo ambos considerados controlables mediante el uso de analgésicos sin receta. En todos los casos, esto fue juzgado como normal. Después de 2 años de citas de seguimiento, se comprobó que todos los implantes cigomáticos y normales funcionaban con normalidad y seguían conservando su resistencia y estabilidad, por lo que produjeron una impresionante tasa de supervivencia acumulativa (CSR) del 100%. Este fue también el caso de los pacientes restantes a los que se realizó un seguimiento de hasta 4 años. Tuvieron que transcurrir 52 meses antes de que un implante normal colocado en la placa pterigoidea fallase, reduciendo la CSR al 99,2%.

Tasa de Supervivencia Acumulativa

0 %
24 meses
0 %
48 meses
0 %
52 meses

Sin embargo, sí se detectaron algunas complicaciones mecánicas. A 5 pacientes con puentes de porcelana metálica y resina metálica se les fracturaron dientes incisivos. Además, a un paciente en concreto se le fracturó un tornillo de pilar de un implante cigomático a los 3 años de uso. Sin embargo, dado que en el transcurso de un periodo de 5 años no se perdió más que un implante normal, y ninguno cigomático, estos resultados concuerdan a la perfección con otros hallazgos clínicos.

Bedrossian et al, por ejemplo, informaron no haber tenido ni una sola pérdida en el transcurso de un periodo de 12 meses después de la colocación de 28 implantes cigomáticos y 55 implantes rutinarios a 15 pacientes, en tanto que Davo et alinformaron no haber perdido ninguno de 36 implantes cigomáticos pero sí 3 de 68 implantes convencionales durante un periodo de seguimiento de 29 meses.

Si bien es verdad que en todos estos estudios la duración de las investigaciones es relativamente corta, hay señales que apuntan a que la carga inmediata es una modalidad de tratamiento viable en casos en los que hagan falta implantes cigomáticos. De hecho, según la Fundación para la Rehabilitación Oral (FOR), esta clase de modalidad de tratamiento debería en realidad convertirse en el patrón oro, en vez de ser la excepción.

¿Qué nos espera a continuación? ¡El futuro de los implantes cigomáticos es brillante!

En la actualidad, las compañías están desarrollando herramientas tales como guías quirúrgicas especializadas y sistemas de navegación para que la colocación de implantes cigomáticos resulte más sencilla. Esto permitirá a los dentistas sustituir la anestesia general por anestesia local y llevar a cabo todo el proceso (en ciertos casos) en tan sólo dos horas. Además, las diversas mejoras del aproximación con orientación anatómica a los implantes cigomáticos, entre las que cabe destacar el nuevo y mejorado diseño de los implantes cigomáticos, permiten una cirugía menos invasiva, menos problemática y, en último término, con mayor índice de éxito, aumentando todavía más con ello los porcentajes de éxito de los implantes.

Conclusión

Hace no tanto tiempo, los implantes cigomáticos estaban considerados una opción compleja y arriesgada para pacientes edéntulos o con edentulismo parcial, pero en los últimos diez años, más o menos, gracias a la dedicación de algunos expertos, no sólo se ha convertido en la mejor opción para algunos pacientes, sino en la opción predeterminada.